Lo mejor de la información de Ciudad de México, el país y el mundo
Facebook POSTA header X POSTA header Instagram POSTA header Youtube POSTA header TikTok POSTA header
Media

La no aceptación de resultados

Vaya que Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador tienen ideas y comportamientos parecidos. Ninguno acepta resultados electorales cuando no les son favorables.

Publicado el

Por: GREGORIO MARTÍNEZ

SAN PEDRO GARZA GARCÍA, Nuevo León.- Vaya que Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador tienen ideas y comportamientos parecidos.

Ninguno acepta resultados electorales cuando no les son favorables.

Tan sólo en la última semana.

Donald Trump declaró que si no gana las elecciones de noviembre “habrá un baño de sangre”.

Lo dijo durante un mitin en Ohio, ya con los números necesarios que lo convertirán en el candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos.

Algunos líderes de su partido tuvieron que matizar esta amenaza.

Y luego fue el propio Trump quien escribió en sus redes sociales: “Fingieron estar sorprendidos por mi uso de la frase BAÑO DE SANGRE, a pesar de que entendían perfectamente que me refería a las importaciones permitidas por el corrupto Joe Biden, que están matando a la industria automotriz”.

Trump promete un arancel del 100% sobre los automóviles fabricados fuera de Estados Unidos. Argumenta que sólo si él llega a ser Presidente, la fabricación nacional de autos estaría protegida.

Pero más allá de la frase polémica, Donald Trump declaró que si no gana las elecciones presidenciales de noviembre, eso significará el probable fin de la democracia estadounidense.

No olvidemos que Trump está acusado penalmente en Georgia por intentar anular el resultado de las elecciones del año 2020. Y se le responsabiliza de haber orquestado una campaña mediática que creó una intensa atmósfera de desconfianza, que erosionó la fe pública en la administración de las elecciones. Esto resultó en el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021, un hecho sin precedentes en la sede de la democracia americana, dos meses después de su derrota electoral.

Mientras tanto en México…

¿Qué estará pasando por la mente del Presidente Andrés Manuel López Obrador?

¿Qué no debería estar abonando para que todos tengamos confianza en el desarrollo del proceso electoral?

Pues no. Está haciendo todo lo contrario. Como viéndose en el espejo sedicioso de Trump, el presidente López Obrador acusó a la oposición de apostar a un “fraude electoral” desde el Poder Judicial para lograr la nulidad de la elección.

Consideró como una amenaza la intención del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de crear “un listado” con sus intromisiones en la contienda presidencial, para usarlo como un documento vinculatorio en la elección del 2 de junio.

La Presidenta de este órgano, Mónica Soto, advirtió que van a tomar nota de cada irregularidad que se presente en la campaña y la jornada electoral, como la posible intervención de servidores públicos de cualquier nivel, a fin de calificar la elección presidencial.

Al afirmar que la oposición apuesta por un fraude electoral a través del Poder Judicial, López Obrador podría estar fraguando un auto golpe de Estado, consideraron constitucionalistas y expertos en derecho. Esta estrategia la pondría en marcha en caso de que Morena no gane la próxima elección presidencial, el próximo 2 de junio.

Ahora bien, tales afirmaciones carecen de sustento jurídico. Su único propósito es ir generando la posibilidad de desconocer los resultados oficiales que serán validados y calificados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Sería éste, sin lugar a dudas, uno de los peores escenarios post-electorales.

Por ahora, quien pone en riesgo la validez del proceso electoral no es el Poder Judicial, ni el Instituto Nacional Electoral… es el propio Presidente.

Soy Gregorio MartínezMás Allá de la Noticia… Nos vemos y nos escuchamos… Aquí en POSTA


Noticias Relacionadas